Imágenes de Luto con frases de Pésame o Condolencias

Es difícil despedirse de alguien, tener contacto con la nada. Y eso lo decimos independientemente de un ateísmo a ultranza o una piedad exuberante: en esta vida sólo nos quedará la presencia de una ausencia. Y cuesta, duele, no encontramos razones, porque nuestra razón está desquiciada. ¿Qué nos queda? Lo que tiene sabor a poco, lo que no convence ni nunca lo hará: una larga convalecencia llena de condolencias y dolencias bien propias. En ese sentido, aquí te presentamos imágenes de luto con frases de pésame o condolencias. Como siempre, te traemos el mejor material ¡No te pierdas el posteo!

Imágenes de luto con frases para compartir

Hay que salir adelante porque la vida así lo exige. Si no dimitimos de ese preciado tesoro, hay que seguir, estamos expectorados hacia un más allá caliginoso, pero es así al fin. Y sin embargo cuesta con las ausencias que se maximizan desde el comienzo que arrancamos este largo viaje que es nuestra existencia. Hay una premisa básica que no logramos aceptar: desde el momento que respiramos somos muy viejos para morir y eso corre para mí y para todos. Una realidad evidente, pero que no deja de doler cuando esos seres queridos tan entrañables, esas personas que verdaderamente dan un salto cualitativo a nuestras existencias dejan de estar para cobijarnos, para enseñarnos y sobre todo para compartir.

Imágenes de Luto con frases de Pésame o Condolencias

Y sin embargo nos creemos eternos. La realidad construida por los humanos está confeccionada para no ver la muerte, no olerla ni sentirla. Cuando la divisamos nos sentimos extraños: no sólo es un sinsabor, algo amargo, sino el choque de algo que es y que olvidamos: que todos moriremos. Por eso las condolencias son para los vivos y uno debería suponer que el fenecido se halla bien sea en la nada misma o en algún sitio para regocijarse eternamente.

Imágenes con frases sentidas de luto

¿Y lo dicho excluye el dolor? No, para nada. Porque amamos a las personas que se van y las queremos por siempre en nuestro lado. Tan simple e imposible como ello. El sinsabor y la amargura son síntomas, indicios de un cariño que queda trunco porque el objeto de amor ha desaparecido. Y sin embargo, al extrañarlo, al percibirlo en cada rincón aunque no esté, no nos vaciamos de él, estamos excesivamente llenos. Llenos de afecto por alguien que ya no está.

Entonces aceptemos ese proceso, que es justamente eso: un proceso. Decir semejante vocablo equivale a que el duelo es largo, tortuoso, con idas y vueltas, altibajos, momentos felices y lóbregos. Así de variada es la cuestión. ¿La aceptación? En algún momento se logra. Aunque no sin nada a cambio o sin rescoldos amorosos, sino con dolores, tal vez menos recurrentes con el tiempo, pero sí presentes. Y eso es la vida: placeres y sufrimientos inextricablemente mezclados, donde algunos parten antes que otros, hasta que un día hacemos lo mismo nosotros. La vida es constante cambio y hay que aceptarlo: unos llegan, otros se van; unos dejan la posta, otros la toman.

Más imágenes de condolencias para compartir

Aquí tocamos un tópico poco alegre, quizás hasta fuera de lugar para las celebraciones que se acercan, pero ineludible. Es más: en las festividades de fin de año, llenas de balances, resultados, reuniones, tertulias y amores, también hablamos o pensamos en los que ya no están. Con ciertos resabios de dolores, algunos más pretéritos que otros, pero siempre ahí, formando ese sedimento ecléctico que es nuestra vida.Son las reglas del juego y bien hacemos si las aceptamos.  Desde ya, esperamos que el material sea de tu agrado, querido lector.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *