Imágenes con frases de decepción de amor y amistad

¿Qué es la decepción? ¿Cómo se desarrolla en nuestro ser? Seguramente lo más cercano que podemos anunciar es una realidad bastante usual en el hombre: que los deseos o expectativas superen la realidad. Sin embargo, a veces estos son escuetos, son austeros, entonces cierta culpa eclosiona en esa parte que no está a la altura ni en lo remoto. Siempre es bueno ponerle a los sentimos palabras luego de convertirlos en actividad consciente. Te presentamos imágenes con frases de decepción sobre amor y amistad. Dos tópicos más que interesantes ¡No te pierdas el posteo!

Frases de decepción de amor

¿Es nuestro error poner una vara muy alta? Ese interrogante le compete a cada uno, porque también puede suceder que el otro esté por debajo de lo esperado. Y todo eso bajo perfectas condiciones.

El amor también tiene sus sinuosidades y oscuridades ¿Hay que vivirlas sí o sí? Posiblemente querríamos no tener ninguna cicatriz, pero una vez sucedido todo sí se puede aprender mucho.

Gran moraleja: a veces sostener una soga daña la mano, ya que aquella quiere dispararse por sí sola. Sí, soltar es un alivio, un descanso, un remando luego de tanto trajinar y dolor.

Amar es algo inter-subjetivo. A veces pensamos que nuestro mundo es el mundo, hasta que llega otra persona y te demuestra lo contrario. Dos realidades chocan; se pueden trazar puentes, aunque nunca se sabrá a ciencia cierta qué piensa el otro, cómo actúa en esos secretos momentos.

En cualquier relación la confianza es algo vital, que se construye poco a poco, con sumo esfuerzo y a partir de vivencias diversas. Cualquier situación o tesitura que la rompa crea un cisma casi perpetuo. Es difícil continuar luego de que la confianza se destruye. Duele cuando se desmorona algo a lo que se le puso tanto amor.

Llega cierto momento en que hay que ser egoísta. Si, pensar en uno, dejar de lado al resto sobre todo si ese resto demostró desinterés, indiferencia o violencias de toda laya. Uno vive con uno y tiene que hacer que esa convivencia, tan larga como nuestra existencia, sea lo más amena que se pueda.

A las promesas se las lleva el viento, se suele decir. Aunque habría que añadir que acaece eso con las leves, las promesas volubles, las que salen de bocas e intelectos taimados, llenos de dobleces y males por el estilo. No tiene por qué ser así siempre; sigamos adelante y busquemos un nuevo amanecer.

Las cicatrices sirven como recuerdos, aunque los recuerdos sofocan a veces, aturden, no dejan de repetir, como una película perpetua, los daños del pasado. Pero tenemos que romper con ello, no trasladar realidades negativas a las auroras provechosas.

Las risas se ponderan porque es vida todo aquello que nos hace bien, que nos arraiga a lo hermoso de la existencia. Nunca dejes de lado a alguien que puede regalarte semejante obsequio. En este largo peregrinar solo quedan los buenos, los que suman en nuestro camino hasta el final.

La luz siempre vuelve a salir. Un ser humano en su sanidad siempre busca una salida, una hendidura para la luz, un nuevo mañana en el cual depositar todos nuestros ensueños. Claro que se puede. Quizás el tiempo lo deje en claro, como todas las cosas.

Todo es aprendizaje para la persona que está abierta a ello. Y una cosa es cierta: lo que hoy suena a equivocación en su momento fue el camino más certero que podíamos tomar.

¿La medida la emplazamos muy alta o el otro, objeto de nuestro amor, está por debajo de todo?

Hay ciertos dolores que nos indican que estamos vivos ¿Y para qué sirven? Primeramente para saber que la vida no es siempre color de rosa. Y segundo, siempre, con motivos de salir adelante.

Grandes enseñanzas a veces comportan enormes dolores.

A veces nos destruimos con ciertas personas, sentimos que perdemos todo, hasta las ganas de seguir adelante. Sin embargo, el tiempo lo arregla todo, siempre.

Frases de decepción de amistad

La amistad es una clase de amor casi tan acuciante y totalitaria como otros. Y de esa coyuntura, ante las decepciones, pueden despertarse enormes dolores. Sí, eso es el hombre: un espíritu que crece como pura negatividad, quiebres constantes que hacen que ya no sea lo que alguna vez fue. Y esperamos, siempre, que eso sea para bien.

 

El dolor es directamente proporcional a las expectativas que tenemos por esa persona. Así que siempre se sabe que grandes amores, en sentido lato, conllevan enormes responsabilidades para con el otro. Lastimosamente muchos no tienen en cuenta esa sentencia.

La ignorancia, la indiferencia son enormes males que se pueden cometer con las personas que queremos. Asimismo, la mejor herramienta para quienes ya nos han fallado.

¿Quieres medir el amor de tu amigo? ¿Quieres saber cuánto hace por ti? Mide sus actitudes, entonces, cuando ya no te necesite, cuando de la situación que emerja no pueda sacar ningún provecho.

Siempre se tiene que valorar a quienes queremos. Es una forma de agradecimiento, de decir en forma clara que la vida sin esa clase de seres no sería la misma.

Aprende a alejarte de las personas que no te necesitan, aprende a alejarte de quienes te han fallado.

Desconocer gente que conocíamos al principio es doloroso. Luego, a la larga, puede servir como liberación. Es que la vida es breve y en ese pequeño andar solo queremos a nuestro alrededor a los mejores. Sí, tenemos que estar atentos a determinadas realidades.

Suele decirse que los momentos buenos son para disfrutar; pero los malos para llorar y luego aprender (o solo lo segundo). Es un arte que lleva tiempo ver el vaso medio lleno, quedarse con los que nos suma. El aprendizaje es valioso; ya no caeremos dos veces en el mismo pozo ni tampoco nos encariñaremos con esa piedra que nos hizo tropezar.

Los recuerdos a veces duelen y estallan en lágrimas. Sin embargo, si todo decantó de esa manera hay que actuar conforme a la realidad. No pensar que merecimos ese desenlace, sino tener en cuenta que estamos por encima de tal realidad, que podemos seguir adelante.

Querer no es una palabra, no es cuestión de mera retórica, sino de luchar, de demostrar hasta el cansancio no dando por hecho nada. Cuando comienza el reposo en el cariño, el soslayar querencias elemantales, algo está cambiando. Hay que esta atentos a esos vaivenes anímicos tanto propios como ajenos.

Un cachetazo de la realidad que te trae de vuelta, que te ilumina en la oscuridad, que modifica tus actitudes frente a ciertas personas.

La dignidad a veces tiene que decir basta, poner un coto al aprovechamiento, las malas energías y el desdén absoluto. Por eso la decepción siempre sirve como índice y a partir de este actuamos de determinada manera. A veces es bueno dar vuelta la página.

Las excusas en demasía demuestran desidia, falta de cariño, incuria y todo lo que se le parezca. El tiempo, para quienes queremos, siempre se hace, emerge solo, incluso en las realidades más difíciles ¿Acaso hemos puesto tope para lo que amamos? ¿Existe cansancio siempre para lo que agrada? No, si los sentimientos son consecuentes. Y eso vale para la amistad: para ella siempre hay espacio y tiempo.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *