Imágenes con frases de la vida cortas e inspiradoras

Siempre es importante inspirarse, porque somos seres perfectibles ¿Y qué quiere decir eso? Muy simple: que necesitamos de algo más, algo que va más allá de lo que somos en la actualidad. Puede ser el consejo de un amigo, el abrazo de un padre, la bondad de un deporte, el embelesamiento de un paisaje, el arrobar de un libro o, sencillamente, una frase que en lo sucinto, en lo corto, nos deje sin aliento; sea lo que buscamos tanto por lo menos para darles vocablos a los sentimientos. Aquí, por lo tanto, te mostramos imágenes con frases de la vida cortas e inspiradoras ¡Imperdible!

Frases cortas e inspiradoras

La virtud de la brevedad: hay una magia en lo corto, sucinto, ya que admiramos a quienes pueden decir tanto en poco espacio. Sí, el principio de administración o economía también rige en estas cuestiones evidentemente, por lo menos para nuestra admiración. Aquí te llenamos de frases que ocupan poco espacio y dicen demasiado.

La vida es una improvisación pura, porque si existieron previas existencias no recordamos; no sirven de nada. Aquí se desmorona la teoría de las múltiples vidas realmente y solo queda uno inerme, lleno de esbozos que son la verdadera obra de arte, fallando, sufriendo; aunque también disfrutando.

La diferencia cuesta, es difícil de soportar sobre todo porque rompe esquemas. Pero no te preocupes si no eres de la bandada, si eres distinto, si tus colores lucen diversos; hay algo genial en la originalidad aunque pocos lo vean así.

La vida es un enorme libro de enseñanzas. Lamentablemente la metáfora llega hasta ahí: no hay preparación para algo posterior, no existe una gran obra maestra previa a una prolongada antesala. No, es la vida misma, su devenir irremediable y, en ese caos. uno, haciendo lo que puede, posiblemente lo mejor.

La vida es eso que sucede ahora, sea lo que sea lo que acontezca. Muchas veces nos la pasamos encontrando el momento ideal, la instancia sacra, la hora acertada; pero no y mil veces no. Hay que comprender que cada instante tiene su esencialidad, la fuerza del segundo radica que es la unidad de la vida misma (o cualquier otra fragmentación temporal para el caso).

No sabemos si el mundo sigue nuestros designios o si hay leyes universales que se puedan acorralar para tener en cuenta. De lo que sí estamos seguros es que pocas cosas son posibles si tú no crees en ellas, porque eres el fundamento de tus deseos, de tus ganas y de tus perentorias acciones.

¿Quieres algo? ¿Anhelas determinada realidad lo cual la convierte en un objetivo? Bueno, aprende de la filosofía de la fecha: presta, recta, decidida y llena de velocidad. No hay tiempo para dudas ni temores; todas esas pasiones son mezquinas y destierran los grandes sueños. Luego se verán las formas, pero antes mejor embárcate.

Un deseo es el primer paso, no por eso vamos a desdeñarlo, considerarlo bazofia. Pero tenemos que incorporar una verdad elemental: con lo mero diserativo no hacemos nada, por lo tanto al deseo hay que añadirle un poco o bastante, según la ocasión, de acción.

Vive más, sonríe mucho, alégrate de cada circunstancia apacible propia y ajena. Verás que tales estados sentimentales expansivos son geniales. Y nunca mejor utilziado el último vocablo, porque lo genial viene de genio, de algo que se eleva por encima de lo común, de lo grueso de la totalidad.

Todo lo que se piensa es posible. Sí, por lo general no se cavila mucho al respecto, pero si dejamos de lado lo excesivamente fantasioso, el resto es pura potencialidad. El ser humano tiene el atributo o virtud de no surcar los mares de lo impensable, por lo que todo lo que acaece en tu cabeza es factible, querido lector.

Vive el presente, nos dicen sin parar ¿Acaso lo desdeñamos? Puede que sí, pero lo inverso también es igualmente cierto: un hombre sobrevive por sus proyectos, por estar justamente eyectado en el porvenir. Es que no nos alcanza con una sola temporalidad. Entre tal actitud y la primera hay un mundo de distancia.

Los errores son perfectamente humanos, porque precisamente el manual de la vida no lo encontramos o, lo que es más complejo, existen múltiples y contradictorios manuales del existir. Por lo tanto, trata de equivocarte lo menos posible, que las falencias sean flamantes porque por lo menos no dejarán a la vista ninguna animosidad.

Los erres, sin embargo, son enormes aprendizajes para quienes están abiertos a ellos. Molestan, nos hacen sentir limitados, nos llenan de miedo incluso; aunque son sumamente provechosos para sacar sabrosas enseñanzas. Así que no refunfuñes ante la presencia de estos díscolosos consejeros; siempre algo bueno tendrán.

La actitud más sabia que puede tener cualquier ser humano: poder discernir, desde su mera subjetividad, qué es lo importante y qué, realmente, no vale ni remotamente la pena. Es todo lo que necesitamos si nos percatamos la gran cantidad de tiempo y vitalidad que perdemos en nimiedades.

La vida no es para andar arrastrado, viborear por todas partes. No, queremos que vueles, que alcances esos sueños que se vislumbran a lo lejor; pero algo, en tal tesitura, es medular: encontrar personas funcionales a nuestros sueños. Lo que no quiere decir que ellos no busquen los propios, sino desenvolver una sinergia maravillosa donde todos nos veamos beneficiados.

Si debes aprender a no perder tiempo y vida en lo que no vale la pena, tendrás que ser un ponderador a tiempo completo. Otorgar valor a cada cosa, que según tu óptica ocupa un puesto de jerarquía. A la decepción, las malas vibras y cuestiones por el estilo solo indiferencia, un mirar para otro lado. Así de simple se le quita entidad a lo pernicioso.

Las oportunidades aparecerán, cree en ello; pero lo repetimos: debes estar atento a las mismas. Una actitud pésima al respecto es buscar el momento perfecto, ese contexto en donde cada pieza ocupa y cumple su función ¿Cuándo sucede eso? La verdad que casi nunca, por lo tanto realiza lo mejor con lo que tienes ahora.

Es sumamente sustancial que no solo le saques provecho, sino que tomes conciencia que ti vida está llena de momentos espectaculares. Vivir y tomar conciencia de lo vivido, un presente instantáneo y otro reflexionado. Ambos, en rigor de verdad, son vitales para cualquier existencia.

A los opinólogos de siempre se les tiene cuidado, porque rara vez ven los errores propios y los hallan siempre en las existencias ajenas. Es que caen en un craso error: pensar que sus experiencias son igualables, casi como una regla perfecta.

Mira con alegría, envalentónate en el buen sentido, sé despierto y presto para vivir. Todo está cerca para ti, absolutamente cada cinrcustancia que anhelas es factible. Lo importante, lo repetimos, sin ser solipsistas, son los ojos de quien ve y no la realidad en estricto.

Sencillez, amor, abnegación, respeto, cuidado, empatía, misericordia; todos sentimientos que debemos repartir y multiplicar en el mundo si anhelamos que este sea un sitio mejor para vivir.

Todo lo grande que haga el ser humano, deberá ser hecho, valga la redundancia, con pasión. De otra forma no pueden ser las cosas.

La estima propia o pundonor es algo vital. Nunca lo tomemos como una cuestión soberbia. Determinado egoísmo,en  un mundo tan competitivo, es salud.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *