Imágenes y frases sobre la “Inteligencia Emocional”

 

Antiguamente se hablaba de test de inteligencia o coeficiente de encefalización para hablar de la perspicacia de la persona, muchas veces asociada a la velocidad mental en cuanto a lo analítico, lógico y especulativo. Sin embargo, con el tiempo, sobre todo gracias al desarrollo de muchas compañías, se descubrió que el mundo de las emociones es vital, importante, sempiterno y que es una franca tontería, sino una pueril quimera, anhelar dividir una parte fría y calculadora del individuo con otra anímina. No, el ser humano siempre será ambas caras de la misma moneda. Eso es lo que queremos reflejar a continuación en un artículo muy interesante: imágenes y frases sobre inteligencia emocional.

Frases para nuestra inteligencia emocional

Es tonto generar una ruptura en el hombre donde se establecería por un lado una parte analítico-lógica y por otra parte la emocional. El ser humano tiene esas dos caras, superpuestas muchas veces de un modo atroz ¿Acaso pensamos que una emoción es ofuscarse solamente, estar enojado? No. Incluso la absoluta paz tiene un trasfondo sumamente anímico.

Pero históricamente el ser humano a querido semejarse más a una máquina con piernas que otra cosa. Por productividad como simple obrero, por rendimiento como gran e inescrupuloso empresario. Pero el fondo emocional siempre está, aunque en rigor de verdad tampoco le podemos decir fondo, como si lo especulativo fuera una superficie. Todo se semeja más a un torbellino.

¿Y que es ser inteligente emocionalmente? Principalmente como no podemos desgajarnos de ellas sú utilizarlas del mejor modo para nuestros fines: cumplir sueños, el amor, objetivos difíciles, el trabajo, las pérdidas o lo que a ti se te ocurra.

Hay individuos que exhiben una facilidad emocional distinta o, dicho de mejor modo, reaccionan con otra premura y prestancia a situaciones complicadas de por sí. Claramente el concepto de inteligencia moral está lleno de juicio de valor, porque divide lo que pueden ser disposiciones óptimas de las que no son.

Siempre el monstruo es interno. O lo reconocemos ahí o lo dejamos afuera como una suerte de proyección. Sea como sea, el concepto de inteligencia emocional, para bien y para mal, recalca la importancia del sujeto sobre los procesos emocionales. Como si dijeramos que este muchacho es el que se pone ciertas anteojeras y a partir de ellas vislumbra al mundo de determinado modo.

Ver el lado bueno de las cosas. Sí, ese es un precepto perfecto de la inteligencia emocional. Existen individuos que hacen todo lo contrario, perdiendo el control, sumiéndose en una especie de tristeza incontrolable que realmente no lo beneficia en su bienestar existencial.

Por lo tanto, estamos hablando de una verdadera gimnasia. La inteligencia emocional dependerá de tus actitudes, de tus crianzas, de las vivencias pasadas y, sobre todo, de tu voluntad de cambio ante lo que consideras un mal hábito en lo anímico.

Otro precepto primordial es la empatía, esa capacidad de ponerse en el lugar del otro, de sentir como esa persona ¿Cuánto mejor sería el mundo con dicha cualidad? Sin lugar a dudas, sería mucho mejor de lo que es ahora. Es más: mucho de la violencia, injusticia y suplicios que existen desaparecerían.

Si no podemos ayudar, sí debemos respetar los procesos que atraviesa esa persona. Es así de simple, realmente: el otro vale mucho, es importante y así como cavilamos sobre su mejora, no debemos imponer absolutamente nada.

Siempre pensemos que detrás de cada rostro, incluso de ese transeúnte que cruzamos de manera fugaz en la calle, hay una batalla, miedos, anhelos, dolores, alegrías y mucho más ¿Cuál es la moraleja de esto? Que todos, o por lo menos una gran mayoría, poseen motivos importantes a veces para actuar como lo hacen.

Respeto a la palabra ajena. Ese vicio hay que erradicarlo de algún modo: el de someter al prójimo con nuestro vocablo, sin dejarlo expresar. Eso por considerarnos mejores, sabios, competitivos; en definitiva, mejores en cierta forma.

Las maneras son vitales, el contenido a veces se ve subyugado por la estructura o el continente. Cuida las dos maneras; trata de ser una buena conjunción en la que primen el respeto.

Otro principio de la inteligencia emocional: tienen una capacidad de autodeterminación importante. Esto es vital porque hablamos de seres que tratan de dejar las dependencias o relaciones jerárquicas en las que están disminuidos. No, realmente saben como actuar y consideran que son el principio de todo, incluso para superar peligrosas coyunturas.

La acción repetida dimana de un pensamiento recurrente, lo cual trae como resultado una costumbre y una forma de ser esencialista un tanto negativa. No, mejor seamos abiertos y si nos convertimos en naturaleza que sea buena, lo mejor posible.

¿No sentimos que la verdadera belleza está vista cuando la existencia se pliega a la esencia, cuando lo que es se identifica con la eternidad? Sin embargo, el ser humano, por suerte, puede siempre ser otra cosa de lo que resulta en la actualidad. Es una libertad y sabemos que esta es el revés del destino.

Cambiar, aceptarse, modificarse; la inteligencia emocional termina siendo una eximia herramienta para saber hacer lo que se debe realizar en el momento adecuado o comportarse de forma idóneo en la instancia vital.

Todas estas imágenes con sus frases poseen la perfecta profundidad para hablar sobre ese mundo interno que son las emociones. Eso respecto a nosotros mismo y también a los terceros. Pues claro: vivimos en sociedad.

El odio, la venganza, la inquina no suman en la persona que repara en tales sentimientos. Al contrario; se llena de dolores y oscuridades sempiternas, continuas. Lo mejor es deshacerse de ellas, comprender, por fin, que es muy bueno perdonar.

Ser amable, íntegro, respetar lo diferente, congeniar en el disenso; cuestiones importantes en la inteligencia emocional.

Si esa persona que queremos daña, nos hace ver oscuridades y opacidades por doquier, si nos damos cuenta que su egoísmo es hiriente y profundo, ¿qué hacemos a su lado? Aunque no lo creamos, la inteligencia emocional también puede ser hedonista, con la que el hombre en definitiva busca la felicidad, naturalmente.

Cuidado con los pensamientos preconcebidos, con las lecturas sin ningún asidero o fundamento, porque a veces nos llenamos de emociones negativas por realidades que no existen. Es decir, hablamos de construcciones propias absolutamente negativas.

Que tu alma, tu interior sea un castillo con los baluartes más fuertes, inexpugnables por antonomasia. Sí, sabes que nadie te puede tocar bajo esa realidad.

¿Que es la Inteligencia Emocional?

La inteligencia emocional es esa capacidad para utilizar las emociones en provecho propio. Sí, los psicólogos al fin se han dado cuenta (y las empresas lo aprovechan) que el ser humano no elige siempre un auto por su rendimiento, una esposa o marido por su belleza objetiva, hijos a través de coeficientes matemáticos para que sean los mejores, amigos porque son menos dañinos a través de resultados lógicos o cuestiones por el estilo. En casa paso,decisión en la existencia hay un trasfondo o una mezcolanza de especulación emotiva, para llamarlo de algún modo. Nos vemos eyectados en este mundo y si lo hacemos es a través de un estado emocional ¿Es lo mismo ese paisaje tristes que alegres? No, sabemos que no.

Lo importante es utilizar adecuadamente las herramientras que da la inteligencia emocional: hablamos de autodominación, empatía, autodominio, relaciones interpersonales, motivación y cuestiones por el estilo. Y eso para superar momentos difíciles, cruciales en decisiones, con entendimientos profundos hacia el prójimo y miles de otros escenarios posibles.

 

 

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *