Hermosos mensajes de feliz cumpleaños con frases para papá o mamá

Papá o mamá. Naturalmente habrá diferencias entre cada persona porque depende de relaciones, de afinidades y vicisitudes existenciales, pero esos dos vocablos cuánto poder tienen ¿Hay alguno que signifique tanto? ¿Se puede hallar en este planeta limitado físico o en el mundo casi ilimitado linguístico algo semejante? Sin lugar a dudas no. Y no hablamos solo de que quizás fue la primer palabra que musitamos o gritamos, sino de toda la carga emocional, la cantidad de energía anímica que guarda. Aquí te mostramos hermosos mensajes de feliz cumpleaños con frases para papá o mamá.

Frases de feliz cumpleaños para felicitar a papá

Es mejor decirlo que no anunciarlo nunca. El no hacer este terrible porque siempre da lugar a un interrogante filoso ¿Qué pasaba si comunicaba mis pensamientos? ¿No hubiera sido una carga menos para mí? ¿No tendría rasgos gratificamentes para el otro? Esto se maximiza si estamos hablando de los padres.

Por eso aquí tienes una enorme cantidad de mensajes para decirle a tus padres en el día de su cumpleaños. Variopintos, como por ejemplo si es el caso del padre se hará hincapié en su fortaleza, en la capacidad de proveer, enseñar, en ser un cúmulo de experiencias y cuestiones por el estilo.

Stars Wars, una serie de largometrajes de enorme culto en el mundo siempre han servido como material para la paternidad, justamente porque se cierran en ese dilema vital. Por eso aquí podrás ver personajes de la película con frases estupendas para poder utilizar en tal jornada especial, darle una alegría a tu padre y compartir bellos momentos.

El ser humano se considera lineal y no podría ser de otro modo. Uno le pregunta a una persona quién es y estará seguro porque se siente esencia más allá del paso del tiempo. Pero si consultamos a la conciencia, ¿qué nos queda si somos sinceros? Simplemente momentos, por lo tanto es vital que sean bellos, esenciales, sin reservas, esplendorosos y, sobre todo, con esas personas que tanto bien nos hacen.

Un padre siempre está al lado de su hijo, apoyando, ayudando, hasta las últimas de sus energías. Nuestra civilización por lo menos no concibe de otra manera esa relación; hay apego, hay cuidados hasta lo extremo, a veces. Nos parece contranatura un padre que niega a su retoño, que lo abandona o sistemáticamente lo soslaya.

Los padres ante los ojos de los niños siempre serán especiales, distintos, tocados como por una especie de varita mágica. Por eso acudimos a ellos cuando las coyunturas son difíciles e incluso nos cuesta pensar que no tengan una solución ante cada problema o vicisitud que se nos presente. Digamos que hay una imagen portentosa primigenia, hecha por nuestro pequeño yo y que de alguna manera conserva su fuerza pese al correr del tiempo.

No escatimemos cariño cuando este es necesario. Seamos, al respecto, una efusividad sin reservas, algo caruloso lejano de la fría especulación, del cavilar que si uno se muestra tierno pierde fuerza o cuestiones por el estilo. No hay que ser tan duro todo el tiempo y menos con los padres que tanto nos han dado.

Si no buscamos explicaciones metafísicas o cuestiones religiosas, solo queda ese acto contingente, fortuito de tantas maneras, en el que nuestros padres nos dieron la vida, nos concibieron. ¿Hay una percepción de una deuda que nunca saldaremos? ¿Cómo se replica en bonanzas a quienes nos otorgaron la existencia? Tan solo eso debería ser motivo de reverencia.

 

 

Los mejores deseos para esos padres tan entrañables en su día. Hagamos lo posible para que la jornada sea bella, provechosa, linda, de esas que no se olvidarán jamás, porque, al final, lo agradeceremos ¿Nos llevamos los billetes? ¿Las propiedades? ¿Ese auto que recién estrenas o determinada ropa pomposa? No, simplemente momentos, si es que cargamos con algo o hay algún sitio a dónde partir.

Los agradecimientos siempre hacen bien. De algún modo nos sinceran, nos comunican y armonizan con lo que sucede. Es importante cambiar la realidad cuando no agrada, como también aceptarla del mejor modo cuando sus tonalidades y devenires se escapan de nuestro poder. Un precepto complejo, pero vital a seguir.

Siempre tendremos esa percepción muy íntima de que nuestro padre es el mejor del mundo. Llamémosle egocentrismo, sentimiento de que siempre lo propio por su sola naturaleza medra al resto; pero poco importa si es fuente de cariños, respeto, conmiseración, abnegación y todos los sentimientos, actitudes bellas por el estilo.

Hay personas que nos hacen sentir bien: que nos sacan de los pozos existenciales, que nos dan esperanzas; son un perpetuo florecer luego de la sequía. Bueno: es irremediable, casi como imperativo, el hecho de que debemos juntarnos con esos individuos, sumar la mayor cantidad posible en esta vida porque es lo único que tenemos y, por lo tanto, debe ser lo mejor posible.

Todos los años se sienten como un borrón y cuenta nueva. No por eso vamos a hacer cualquier cosa, llenarnos de máculas confiando de que estaremos límpidos luego del natalicio; pero si hay cierto rito de pasaje, de modificación, punto bisagra en los cumpleaños.

Frases de feliz cumpleaños para felicitar a mamá

Mamá da respeto, mamá da ternura, mamá da lugar a ciertos sentimientos tan inextricables, poderosos y compleajos que no podemos concebir la vida sin su presencia ¿Quizás porque ella la otorgó desde el primer momento? ¿Debido a que fuimos una carne idéntica durante nueve meses?

Nunca tardemos en decir lo que queremos ni lo aplacemos. Los tiempos cambian, las personas se modifican y las coyunturas se disuelven. No te preocupes si no existe el momento propicio; créalo, fuerza la oportunidad para que llegue y toque tu puerta en estas cuestiones.

No hay nada más hermoso que tener ciertas personas bien arriba en la escala de moralidad, que se convierten en faros, guiías para conducirnos por los meandros de esta vida. Sin lugar a dudas, las madres ocupan ese sitio; las consideramos sobremanera ejemplos para el diario existir.

Que las palabras nunca se queden atragantadas, pidiendo permiso para dar lugar a su función; que los miedos nunca te dejen afuera del aprovechamiento de una buena oportunidad para demostrar cariño; y que las ganas siempre sean las más fuertes para darle a nuestros vocablos la máxima vida que tengan.

Mamá, eres todo, eres mi mundo, mi sostén, mis ganas de seguir adelante y mi enseñanza perpetua. No concibo mu vida sin ti; eres la siempre viva porque tu carne animo a la mía desde el primer momento.

La admiración es un bello sentimiento. No existe esa fatalidad de sentirse menos por no llegar a ese ideal; pero tampoco una envidia que quite el sueño y nos socave poco a poco. Nos da felicidad que algunos se suban a esas cimas.

El nivel de abnegación de una madre es un modelo a seguir, un arquetipo que no observamos en ningún cielo de ideas sino en la materialidad de la vida. Creemos que si hablamos de desinterés y empatía, no hay una mayor que la profesada por la madre a su hijo. El resto son simples remedos.

Porqué enviar un mensaje a papá o mamá en su día

Nos hace bien ser verborrágicos en ciertos momentos, estar dispuestos a dejar las cosas en claro, tener menos interioridad o secretos por lo menos en esos instantes ¿Por qué? Porque tal vez el paso del tiempo nos eche en cara los remilgos innecesarios, las vueltas tontas, los tapujos fantasmagóricos que nos hicieron perder genuinidad en los vínculosos amorosos más sustantivos. La vida es bella, los problemas se resuelven, los entuertos pasan y es justamente eso lo que no vemos: la limitación del tiempo. Existimos como eternos, cuando en realidad nunca lo seremos. Esto no debe ser entendido desde una visión lóbrega y fatalista, sino como llamada de atención para ser feliz con los seres queridos, sobre todo nuestros padres y aprovechar cada instancia especial.

 

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *