Frases de Frida kahlo sobre el amor, el dolor y la vida

Ser poco convencional ¿Qué quiere decir? Básicamente no ser serial, quedarse fuera del gregarismo, soportar ser único en algunos aspectos (algo poco fácil en nuestra sociedad), ser distinto y, de algún modo celebrar por ello. Pero es ser diferente no porque esté de moda, sino porque es un simple aspirar, tender espontáneo de esa persona ¿Acaso Frida fue una comediante? ¿Una actriz en su propia vida, una mascarada? No, consideramos que fue lo que fue, incluso más transparente por lo tan biográfico de su obra artística. Bajo esos lineamientos, entonces, te mostramos frases de Frida Kahlo sobre el amor, el dolor y la vida. Un material que te encantará, además de emocionarte ¡Imperdible!

Imágenes con frases de Frida Kahlo para descargar

Frida es un ser complejo ¿Pero tiene alguna diferencia sustancial con los miles de millones de humanos que existieron, existen y existirán? No, quizás solo el hecho de ella era pura apertura, estaba tan abierta, era un ser no luminoso, sino increíblemente transparente. De ella se supo mucho; ella también ayudó mucho a eso.

Nietzsche solía decir que la neutralidad es una argucia absoluta del cientificismo, sobre todo. No hay un mirar neutro, un ojo que todo lo ve desde ningún sitio, sino, en rigor de verdad, un vislumbrar desde una perspectiva ¿La de Frida? Era un otear desvergonzado, lleno de amor, oscuridades y dolores enormes.

En Frida Kahlo se congenia el dilema terrenal, como cualquier otro, basado más que nada en el amor: y entuertos existenciales enormes, casi imposibles de resolver: lo fugaz de la vida, el sin sentido, lo absurdo, la vejez, la muerte, los finales y todo lo que se ligue al humano.

Cuesta verle la cara  a Frida. No por conocerla poco, sino por examinarla demasiado. Y eso se debe a que lo que ella muestra nosotros lo ocultamos. Vivimos en fachadas; pero solo son mascaradas a veces.

Ver También   Imágenes con frases sabias de amor para dedicar a mi novio o novia

El dolor en ella fue sumamente importante. Nació entre entuertos familiares y la polio. Tuvo problemas agudos con un accidente que le valió 32 operaciones y, por última, una trombosis pulmonar se la llevó para siempre. 47 surcó esta tierra y, sin embargo, fue una vida demasiado intensa.

Ella era muy cómica y siempre se reía un poco (para no llorar) que había perdido la virginidad a los 19 años de una manera muy violenta: más allá de las múltiples quebraduras y dislocaciones, un pasamanos atravesó su sexo. ¿El accidente? Volviendo del colegio con su novia, el autobús en el que viajaba fue arrollado por un tranvía.

Amar con todo y sin reservar, te puede hacer esclavo del sentimiento. Como toda pasión, en su devenir, terminamos creando un tirano: hace lo que quiere con nosotros y estamos satisfechos ante semejante realidad.

Sentido fino de la realidad: eso es lo que tenía Frida. Y semejante percibir no puede más que generar modelos de personas. No porque se la tenga que seguir como un ser deseado a imitar, sino porque necesariamente lo que ella ve, siente, atraviesa, puesto en palabras, otros lo pueden vivenciar e identificarse.

La vida es fugaz y absurda si le quitamos cualquier clase de metafísica o idealismo ético. Cualquier cosa es válida, no hay nada que se oponga a nada, no hay sentido más que el que da uno y, encima, seguimos sin saber el motivo de nuestra estadía en este mundo.

Reflexiones a partir del dolor. Kahlo tenía un espíritu que no se arredraba ante lo malo, lo negativo y lóbrego. Lo enfrentaba, se amoldaba a ello y también lo expresaba.

¿Y si la vida fuera solo esto? ¿Si realmente todo se redujera a un sucinto fragmento entre dos nadas? Bueno: bajo esas circunstancias, mejor ser una llama incandescente y brillante por poco tiempo; que un pequeño fuego más extendido.

Ver También   Imágenes con mensajes románticos y frases para enamorar y dedicar

Los prodigios de la lectura: otorga una sabiduría que no se culmina nunca. Salvo una excepción: termina con nuestra vida.

El hombre es un ser cuya existencia precede la esencia. Si no hay Dios, primer principio, Bien o como se lo nombre, el ser humano es la persona que existe y se da su existencia en el mero devenir de sí, aunque suene redundante. El existencialismo estaba muy en boga en los años en los que Frida comenzó a pintar asiduamente, es decir, la década del 20.

Y en la vida algunos dejan huella: Kahlo será eterna.

Frases asombrosas y conmovedoras de Frida Kahlo para compartir

Aquiles, héroe homérico, buscó en vida la posteridad no importándole morir joven. Luego, en las tinieblas del Hades, se arrepintió absolutamente. Frida, en cambio, tiene una belleza muy particular: halló la posteridad, incluso cierta eternidad, sin desearlo ni quererlo.

No podemos saber lo que acaecerá en el futuro, pero si Frida sigue siendo tan presente, aunque pasen los años, es que ella toca fibras íntimas de la humanidad. O, mejor dicho: hay ciertos tópicos en su obra de los que se hablará hasta que el hombre deje de surcar esta tierra o cualquier otra.

El tiempo nos desquicia: nos sentimos tan vanos y efímeros. Incluso, cuando levantamos la cabeza y vislumbramos el cielo, emerge una secreta envidia: ¡cómo nos gustaría regirnos por la temporalidad de los astros! No, en cambio: somos excesivamente finitos.

Quizás el ser humano sea una perseverancia, como decía Spinoza. Un ser que quiere seguir siendo, en definitiva ¿Pero eso es realmente así? ¿Y el suicida? ¿O la persona que ha sufrido mucho y quiere un final, aunque no se atreve dar el paso?

¿Querer morir es anhelar dejar de ser o ser de otro modo? ¿Aceptar la finitud o no contentarse más que con una inmortalidad que traspasa distintos cuerpos? Una verdad tan íntima que la sabe solo quien la vive.

Ver También   Las mejores frases de Libros y Novelas Románticas

Todo cambia, se transforma, es transitorio. Pero lo más odioso o increíble es eso: que el hombre se rige por los mismos principios.

¿Y si no hay nada más? ¿Y si el hombre no tiene ligazón con lo divino, sino con monos terrenales? Así podríamos gritar con todas las fuerzas: pudenda origo.

El amor es siempre reflexión, pero tiene esa ambigüedad de los objetos sacros: se les teme, pero nos atraen, quizás demasiado. Duele, duele mucho; aunque desquicia nuestra razón.

Y si amas, ama sin reservas. El amor no es frío, ni calculador, menos elucubración pura. Es mucho sentir, abnegación y quizás un poco de locura. Pero todos los genios y lo genial fue eso en sus orígenes: locura, lunáticos, gente con desvaríos de todo tipo. La locura tan vez sea el motor del cambio radical, la posibilidad de introducir algo nuevo.

Si no hay Dios, todo es válido. Solía decirse esa frase, pero no es cierta ¿Por qué? Porque es siempre suponer una deidad ética. Pero mire si hay Dios y no se preocupa por la moral, ni por nosotros y menos garantiza una vida en el más allá, sea placentera o tormentosa ¿Contestaremos como ese campesino a Unamuno?: “entonces, Señor, ¿por qué habría Dios?

Frida Kahlo no solo es atractiva por sus obras pictóricas muy biográficas (Bretón le preguntaba si era surrealismo; ella decía que era lo que le pasaba por dentro), sino por el manantial de sus elucubraciones, sus reflexiones que saben tener la suficiente profundidad para minar seguridades, generar un gran tembladeral y; sin embargo, no ser excesivamente abstrusas.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *