Las mejores frases de Líderes Espirituales con imágenes

Suele decirse que un líder carismático conmueve por su prosa, su inteligencia, sus vocablos enunciados y, concomitantemente, su terrible sugestión ¿A quiénes se dirige? A la masa, un tanto informe y pasiva, que se ve turbada ¿Pero eso es cierto? ¿No es una visión un tanto sesgada? Claro que sí, ya que cualquier clase de líder no solo es un excelente orador, sino que es un producto del mismo pueblo o lugar, sabe tocar las fibras íntimas que ya existen en los receptores. Así, el proceso se complejiza. Aquellos denominados popes espirituales caen bajo la misma definición, por eso a continuación te mostramos una buena cantidad de frases suyas.

Frases de líderes espirituales

En este posteo no importa el eclecticismo de los protagonistas, sus diferentes historias, índoles, pensamientos; sino las reflexiones que prodigaron a miles de personas, su capacidad para llegar al otro, darle respuestas a muchos interrogantes y, en algunos casos, otorgarle un mayor bienestar en su diario existir.

La lectura retrospectiva tiene sus engaños, no lo vamos a dudar, sobre todo cuando nos recriminamos realidades y accionares que en su momento considerábamos acertados. Sin embargo, también sirve, y de modo provechoso, para dar cuenta de la felicidad de no conseguir cometidos que podrían habernos hecho muy mal.

Lo importante no es ser un ego que sienta que el mundo gira a su alrededor, pero tampoco descuidar el ego, ya que en definitiva es todo lo que somos. Por eso quien te enfada te domina doblemente: cambia tu actitud y tiene incidencia en lo más profundo e importante de ti.

Cosechar lo que sembramos. Una frase trilada, remanida, absolutamente utilizada por todos; aunque increíblemente cierta. Y no busquemos lecturas abstrusas o metafísicas al respecto, ya que el quid de la cuestión es bien simple: si sos bueno buenas personas estarán a tu lado a la corta o larga; lo contrario es igualmente equivalente.

Ver También   Feliz día del amigo: frases, imágenes y mensajes para dedicar

Muchos pensadores llevaban adelante, en el pasado, una reflexión interesante ¿Qué puede ser lo más importante del mundo para el ser humano? ¿Esa bonanza accesible para cualquiera como, por ejemplo, la amistad o el poder sostenido por riquezas allende la superficie o el mar? La respuesta era simple: Dios dio al hombre todo lo que necesitaba de manera inmediata; el resto, ergo, no puede tener sustantividad.

El presente siempre será un presente, valga la redundancia. Es que el pasado perimió, por más que lo aderecemos con sabores ricos; el futuro, por su parte, aún es demasiado potencial, puede vislumbrarse sus brotes, pero no mucho más. Solo nos queda el hoy, este aquí y ahora que en su simplicidad sintetiza nuestra vida.

El amor es unión; la discordia es disgregación. Semejante dicotomía ha sido clara desde tiempos inmemoriales. Ergo, sabemos qué causará sufrimiento y qué no en lo absoluto. Es importante tener en cuenta esas cuestiones para desarrollar una existencia alegre.

En la vida el discernimiento es igualmente importante. Y eso estriba en que muchas situaciones o realidades se nos escapan. Por lo tanto, hagamos como los estoicos: lo que no dominamos, lo que escapa de nuestro poder, indiferencia absoluta.

Toda persona se da su propio ser a medida que va siendo, a medida que da un paso a cada instante. Semejante premisa es importante porque nos da la pauta de algo muy claro: somos lo que elegimos ser y, por ende, nuestra decisión será la que sostenga el camino tomado o lo niegue.

Tratemos de desgajarnos de las grandes pasiones. Nos dominan y subyugan a tal punto que el mundo hermoso puede volverse en un páramo lóbrego. Quizás la mayor victoria a la que puede aspirar el hombre sea controlarse a sí, dar un cuidado de sí sumamente perfecto.

Ver También   +50 Imágenes con Frases bonitas sobre la Amistad para compartir en Facebook

No hay que esperar mucho del resto y sí de ti ¿Por qué? Porque el resto no depende de ti y no hay nada más absurdo que darle sustento a la felicidad propia a partir de designios ajenos, que se escapan. Sin embargo, de ti, querido lector, espera todo, ya que lo hecho o no hecho surcará tu tamiz.

Del odio nunca podrán provenir realidades positivas. Es más, si lo analizamos profundamente, el odio solo mata, paulatinamente, a quien es su portador. Sí, esa persona mala, ese ser que despertó semejante sentimiento, tal vez nunca se entende de esa disposición de ánimo que a ti, sí, tanto mal hace.

Cualquier religión no tendría que poseer enormes riquezas, dogmas estrambóticos, evangelios tortuosos o jerarquías prolongadas. No, en rigor de verdad, todo se tendría que reducir a unos cuantos preceptos morales básico y, sin lugar a dudas, uno de ellos tendría que ser el de querer al otro, respetarlo; en definitiva, ser bueno de corazón.

Pero estos líderes espirituales, por lo menos los propuestos aquí, no han dejado de lado la alegría del existir. En rigor de verdad, estos apotegmas no tienen nada de tristes o agobiantes; sino todo lo contrario: se consideran como esenciales para que el hombre obtenga lo dicho arriba. Tan simple como eso.

El potencial revolucionario y rebelde que tiene cada individuo es infinito. Seamos, por lo tanto, un poco idealistas. No como utópicos y sí como negadores de una realidad que todavía podemos considerar imperfecta. En ese sentido, negar es superar a través de la transformación.

¿Cuál es el verdadero amor? ¿El que aferra, el sinónimo etéreo del grillete? ¿O el que libera, el que da alas para cumplir sueños y cometidos variopintos? Naturalmente, será el segundo. Amar, en última instancia, siempre será amar la libertad del otro, porque justamente en esa libertad el otro me elegirá una y otra vez.

Ver También   Imágenes con frases sabias, inspiradoras y motivadoras para la vida

El miedo es el peor imposibilitador de la vida. Si haces algo nuevo, aparece su alarma; si pruebas amar con todas tus fuerzas, eclosiona; si te arriesgas en alguna empresa, llena de angustia. No, en rigor de verdad la vida plena está del otro lado, tal vez un poco lejos de este sentimiento que si no se controla nos controla.

Una voluntad indómita, quizás sea todo lo que se necesite. Nada de hesitación; que todo sea plena afirmación. Y lo decimos de vuelta: bajo ese poder cualquier sueño languidece, se vuelve cercano.

Si de algo sirve estudiar las vicisitudes del pasado, sus contradicciones y tonalidades, es para no volver a cometer los mismos errores. Digamos que sigue la lógica de la cicatriz: si existió debe habernos dejado un aprendizaje, grabado en la epidermis del alma.

Somos estetas de nuestro existir. En rigor de verdad cualquier existencia es una ética y la ética es una estética. Pensémonos como escultores de nuestra propia figura, tomando decisiones, negando otras; eligiendo en cada instante. Lo importante de todo esto es que, siempre, somos responsables de los actos que nos dan el ser.


La felicidad posiblemente sea lo más importante que tenemos y, sin embargo, sumamente inexpugnable si sabemos cuidarla como esa hermosa flor de jardín. No importa el poder ajeno, su fuerza o riquezas; en rigor de verdad ese tesoro solo dependerá de mi y si está bien cuidado no hay vuelta atrás.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *